Silla de diseño Bauhaus ALL SEASONS: S 533 N
de mallade cuerode mimbre

silla de diseño Bauhaus
silla de diseño Bauhaus
silla de diseño Bauhaus
silla de diseño Bauhaus
silla de diseño Bauhaus
silla de diseño Bauhaus
silla de diseño Bauhaus
Añadir a mis favoritos
Añadir al comparador
 

Características

Estilo
de diseño Bauhaus
Material
de malla, de cuero, de mimbre, de acero
Zona de uso
de exterior
Diseñador
de Ludwig Mies Van Der Rohe
Tipo de base
cantilever

Descripción

La tecnología se convierte en mobiliario; un invento llamativo se convierte en un elegante objeto de interiorismo. Ludwig Mies van der Rohe fue el primero en dotar a la silla voladiza de una ligereza estética y en relacionarla con su entorno mediante líneas curvas. En el período previo a la exposición de la finca Weissenhof, que él mismo organizó, Mies van der Rohe se familiarizó con el principio de la silla voladiza gracias a Mart Stam. Por muy novedoso que fuera este enfoque, Mies van der Rohe no quedó impresionado con su primera aplicación por parte de Stam. Inmediatamente respondió a la innovación tecnológica con su propia solución estética, que pudo presentar en 1927. La S 533 es una de las primeras sillas en voladizo, y define el entorno con su forma tubular de acero circular, grande y elegantemente curvada. La restricción selectiva en el uso de materiales, la elegancia de las líneas y la transparencia en su efecto son las características de la S 533. Debe su excepcional comodidad a su capacidad de ajustarse constantemente a las posiciones mediante la flexión. Mientras que la mayoría de los diseños de principios de los años 20 subrayan los aspectos funcionales con énfasis en la simplicidad, la firma del arquitecto se puede percibir en este sillón: El diseño intencionadamente lujoso de Mies van der Rohe combina funcionalidad, comodidad y estética atemporal. El S 533 representa un cambio en la percepción de la calidad.

---

Catálogos

No hay ningún catálogo disponible para este producto.

Ver todos los catálogos de THONET
* Los precios no incluyen impuestos, gastos de entrega ni derechos de exportación. Tampoco incluyen gastos de instalación o de puesta en marcha. Los precios se dan a título indicativo y pueden cambiar en función del país, del coste de las materias primas y de los tipos de cambio.