Lector de huella digital para control de acceso STEEL
a rasautónomo

lector de huella digital para control de acceso
lector de huella digital para control de acceso
lector de huella digital para control de acceso
lector de huella digital para control de acceso
lector de huella digital para control de acceso
lector de huella digital para control de acceso
Añadir a mis favoritos
Añadir al comparador

Características

Función
para control de acceso
Instalación
a ras
Opciones
autónomo

Descripción

En el sistema Siedle, el lector de huella dactilar es parte del segundo nivel (nivel de montaje) y se proyecta hacia afuera a través del hueco en el panel frontal. Ambos niveles pueden variar en material y acabado superficial. Combinados, permite un amplio espectro de posibilidades de diseño. Fuera en la entrada o dentro frente a areas especialmente protegidas: un sistema de control de acceso auto-portante puede posicionarse a voluntad, también delante de materiales con difícil mecanizado, como el mármol o el cristal. Pedestal de comunicación: Nivel operativo en aluminio anodizado, Nivel de montaje en acero inxodable con un acabado pintado en naranja. Un lector de huella dactilar puede hacer más cosas que simplemente abrir puertas. Al ser diferente la huella en cada dedo, las diferentes huellas de una misma persona pueden ser asignadas a funciones diferentes. Por ejemplo, el dedo índice puede usarse para abrir puertas, el dedo corazón para encender la luz, y el pulgar para abrir el garaje. O un dedo concreto puede usarse para abrir la puerta y al mismo tiempo activar una alarma silenciosa - en el caso de que un intruso intente entrar a la fuerza en la vivienda. Las imágenes a la izquierda ilustran una aplicación muy útil: Usando un a segunda huella para abrir un buzón se elimina la necesidad de una llave adicional. Las puertas de extracción para esta configuración se fabricaron a la medida para el cliente. Sistema de buzonería en acero inoxidable, acabado micáceo con polvo de hierro

Catálogos

* Los precios no incluyen impuestos, gastos de entrega ni derechos de exportación. Tampoco incluyen gastos de instalación o de puesta en marcha. Los precios se dan a título indicativo y pueden cambiar en función del país, del coste de las materias primas y de los tipos de cambio.