Cable de acero para tensoestructura
para fachadade acero inoxidable

cable de acero para tensoestructura
cable de acero para tensoestructura
Añadir a mis favoritos
Añadir al comparador
 

Características

Aplicaciones
para tensoestructura, para fachada
Otras características
de acero inoxidable

Descripción

Con más de 110 años de experiencia, Jakob Rope Systems es su socio de confianza para todas las soluciones de cuerdas y cables. Ya sea para tensar, asegurar, elevar o levantar, Jakob Rope Systems ofrece una gama completa que cubre la tecnología clásica de cuerdas y elevación. Además de las cuerdas adecuadas, la empresa también ofrece una amplia selección de accesorios. Esto significa que las cuerdas pueden ser fabricadas rápidamente de acuerdo a los requerimientos individuales del cliente. Ofrecemos una gama completa de cuerdas de fibra clásica para todos los propósitos, desde las fibras naturales a las sintéticas. Durante más de 60 años, Jakob Rope Systems ha estado produciendo cuerdas de alambre en sus propias instalaciones. Cables de acero Las cuerdas de alambre de acero son uno de los elementos más cargados en el área de la tecnología de elevación. La distribución de la carga en numerosos cables individuales garantiza la mayor seguridad operativa. Pueden soportar altas velocidades de funcionamiento con facilidad. Además, convencen por su funcionamiento silencioso y una eficiente relación entre su propio peso y la capacidad de carga, y no menos importante, por sus ventajas económicas. Aparte del desgaste por el funcionamiento normal y la corrosión dependiente de las condiciones meteorológicas, los cables de acero no sufren ninguna pérdida importante de resistencia. Además, son fáciles de mantener y su funcionalidad es fácil de supervisar. Lo que no es fácil es hacer la elección correcta: Las diferentes áreas de aplicación o condiciones de funcionamiento requieren una especificación cuidadosa.

---

Catálogos

No hay ningún catálogo disponible para este producto.

Ver todos los catálogos de JAKOB FRANCE
* Los precios no incluyen impuestos, gastos de entrega ni derechos de exportación. Tampoco incluyen gastos de instalación o de puesta en marcha. Los precios se dan a título indicativo y pueden cambiar en función del país, del coste de las materias primas y de los tipos de cambio.