Sillón bajo contemporáneo BEVERLY
de cuerode tejidode acero

sillón bajo contemporáneo
sillón bajo contemporáneo
sillón bajo contemporáneo
sillón bajo contemporáneo
sillón bajo contemporáneo
sillón bajo contemporáneo
Añadir a mis favoritos
Añadir al comparador
 

Características

Estilo
contemporáneo
Material de tapicería
de cuero, de tejido
Material del marco
de acero
Colores
beis
Tipo de base
con base central, con patas en forma de estrella

Descripción

Las barras de cuero - con su forma vacía - de la estructura, se convierten en un solo cuerpo subrayando perfectamente todas las curvas. La pureza y la precisión de la forma son expresados con los diferentes acabados: completamente en cuero o completamente lacados con un asiento duro, en poliuretano blanco formado en frío o cubierto por tela o piel con un asiento más blando. El diseño se une al ligero movimiento ondeado de la elasticidad de los materiales utilizados: esto hace de Beverly una butaca realmente versátil. La silla de comedor es la evolución natural del sillón, y mantiene todas las características técnicas esenciales y peculiaridades. Características técnicas: El sillón en cuero o lacado tiene una estructura en poliuretano rígido Baydur CSP. En la versión de cuero también hay una hoja delgada de espuma de poliuretano resistente, libre de CFC (de 70 kg/m3 de densidad), que proporciona suavidad en el asiento. El lacado se realiza con una innovadora pintura antiarañazos "con efecto de goma", aterciopelada al tacto y disponible sólo en color blanco. El sillón en poliuretano formado en frío o cubierto con tela o piel, tiene un bastidor de acero interno incorporado de poliuretano en frío (disponible sólo en color blanco) o en poliuretano flexible y después cubierto con tela o piel. La base y los brazos son de acero cromado o barnizado con pintura epoxi. Sobre los brazos están pegados soportes de acero cubiertos con cuero.

Catálogos

HOME 2018 Vol 1
HOME 2018 Vol 1
182 Páginas
HOME 2018 Vol 2
HOME 2018 Vol 2
118 Páginas
* Los precios no incluyen impuestos, gastos de entrega ni derechos de exportación. Tampoco incluyen gastos de instalación o de puesta en marcha. Los precios se dan a título indicativo y pueden cambiar en función del país, del coste de las materias primas y de los tipos de cambio.