Trampilla de inspección para techo RHTG9030
rectangularde aluminiode vidrio

trampilla de inspección para techo
trampilla de inspección para techo
trampilla de inspección para techo
trampilla de inspección para techo
Añadir a mis favoritos
Añadir al comparador
 

Características

Aplicaciones
para techo
Forma
rectangular
Material
de aluminio, de vidrio
Otras características
acristalados, eléctrica, de corte térmico, con cristal translúcido, para sistema domótico
Longitud

900 mm (35 in)

Anchura

3.000 mm (118 in)

Descripción

Las trampillas Gorter con ventana ofrecen un acceso práctico y seguro a tejados planos para tareas de mantenimiento o da acceso a terrazas situadas en el tejado. Las trampillas acristaladas son aptas para tejados planos con una inclinación máxima de 5º. Luz natural en el espacio interior Las trampillas acristaladas Gorter son ideales para edificios o viviendas con necesidad de luz natural en el espacio interior. Por eso, son perfectas para apartamentos con terraza en el tejado, viviendas con pocas ventanas, oficinas y otros lugares de trabajo. Aislamiento térmico absoluto La trampilla RHTG cuenta con aislamiento térmico absoluto y tiene un alto valor de aislamiento de Uw ≤ 0,83 W/(m².K). Esto, combinado con el cristal aislante HR+++, minimiza la probabilidad de formación de condensación y ahorra en gastos de energía. Trampilla acristalada RHTG Gorter: - Certificados CE (ETE-18/0831) - Alzado y cubierta con aislamiento térmico absoluto - Cristal HR+++ a prueba de robos y de caídas - Control eléctrico incluido de forma estándar - 10 año de garantía para la trampilla y un año para el control eléctrico. - Entrega rápida - Aluminio de alta calidad - Cristal inclinado para limpieza con agua de lluvia Disponible con escalera fija Las trampillas RHTG con ventana también están disponibles como combinación con escalera fija Gorter para techos de alturas de 2,500 - 3,000 mm o de 3,000 - 3,370 mm.

VÍDEO

* Los precios no incluyen impuestos, gastos de entrega ni derechos de exportación. Tampoco incluyen gastos de instalación o de puesta en marcha. Los precios se dan a título indicativo y pueden cambiar en función del país, del coste de las materias primas y de los tipos de cambio.