Videoportero IP D2101V
interfono accionable con Smartphonecon cámaraKNX

videoportero IP
videoportero IP
videoportero IP
videoportero IP
videoportero IP
videoportero IP
videoportero IP
videoportero IP
videoportero IP
videoportero IP
videoportero IP
videoportero IP
videoportero IP
videoportero IP
videoportero IP
Añadir a mis favoritos
Añadir al comparador

Características

Opciones
IP, interfono accionable con Smartphone, con cámara, KNX
Acabado
de acero inoxidable

Descripción

¿CÓMO FUNCIONA? Imagine que no está en casa y sus hijos se han quedado fuera o el mensajero quiere entregar un paquete. Con DoorBird esto no es un problema. Cada vez que alguien toca el timbre de la puerta, usted recibe una notificación en su smartphone o tablet. No solo puede hablar con el visitante sino también verlo en alta calidad. Nunca más perderá un visitante. Con DoorBird, usted está en movimiento y a la vez en casa incluso si un ladrón toca el timbre de la puerta para comprobar si hay alguien en casa. SU CASA INTELIGENTE INICIA DESDE LA PUERTA PRINCIPAL DoorBird es la solución inteligente para su puerta de entrada. Conecte su videoportero IP DoorBird a su smartphone y hable con sus visitants mientras se desplaza. El videoportero IP puede ser utilizado como unidad autónoma o se puede integrar en una plataforma Smart-Home existente. Hasta las instalaciones clásicas como un timbre de puerta o una puerta eléctrica y un abrepuertas pueden seguir siendo utilizados y controlados a través de la aplicación. CALIDAD “MADE IN GERMANY” Los productos DoorBird son desarrollados y producidos por Bird Home Automation GmbH en Alemania. En nuestra fábrica de Berlín, fabricamos todos los productos con el mayor cuidado y precisión. Luego los distribuimos a nuestros clientes en todo el mundo. DoorBird es desarrollado continuamente por más de 100 empleados dedicados a garantizar la más alta calidad, longevidad y satisfacción del cliente. Para nosotros, "Made in Germany" no solo es un lema, sino una filosofía que se vive.

Catálogos

* Los precios no incluyen impuestos, gastos de entrega ni derechos de exportación. Tampoco incluyen gastos de instalación o de puesta en marcha. Los precios se dan a título indicativo y pueden cambiar en función del país, del coste de las materias primas y de los tipos de cambio.