Deshumidificador para suelo A2 ES
residencialde absorción

deshumidificador para suelo
deshumidificador para suelo
Añadir a mis favoritos
Añadir al comparador
 

Características

Tipo de instalación
para suelo
Sector
residencial
Otras características
de absorción

Descripción

El deshumidificador por adsorción A2 ES tiene controles digitales y está diseñado para tareas de secado pequeñas y medianas. Tiene un volumen de aire seco de hasta 220 m3/h y una capacidad de secado de 17 l/día al 60% de HR y 20°C. MIEMBRO DE LA FAMILIA ES Como miembro de la familia ES, el ES A2 tiene muchos modos de funcionamiento y control integrados, lo que permite optimizar el efecto de secado para la asignación de secado correspondiente, al mismo tiempo que la máquina conserva un menor consumo de energía que los deshumidificadores de adsorción tradicionales. La máquina es robusta, apilable, compacta y de diseño ergonómico, lo que facilita el trabajo del técnico de control de la humedad y facilita el desplazamiento entre las tareas de deshumidificación. Es extremadamente silenciosa, lo que constituye una gran ventaja cuando se utiliza en entornos residenciales, por ejemplo. El deshumidificador por adsorción A2 ES funciona con todas las demás máquinas ES y está preparado para que pueda ser monitoreado a distancia con SuperVision®. Ventajas únicas con resultados eficientes COMPATIBLE CON SUPERVISION® SuperVision® se usa para controlar y monitorear el proceso de secado a través de una computadora, un teléfono móvil o una tableta. Cada módulo SuperVision® puede monitorear hasta ocho máquinas ES y el proceso de secado es controlado remotamente, rápida y fácilmente. LAS MÁQUINAS SE COMUNICAN ENTRE SÍ Las máquinas ES tienen un sistema de control integrado inteligente para lograr un rendimiento optimizado y la colaboración entre las turbinas, los deshumidificadores y los separadores de agua. CAPACIDAD MÁXIMA EN EL TAMAÑO MÁS PEQUEÑO Las máquinas ES son más poderosas que cualquier otro producto que hayamos producido.

---

VÍDEO

Catálogos

* Los precios no incluyen impuestos, gastos de entrega ni derechos de exportación. Tampoco incluyen gastos de instalación o de puesta en marcha. Los precios se dan a título indicativo y pueden cambiar en función del país, del coste de las materias primas y de los tipos de cambio.