Baldosa de interior BRYSTONE : IVORYde exteriorde paredde suelo

baldosa de interior
baldosa de interior
baldosa de interior
baldosa de interior
baldosa de interior
baldosa de interior
baldosa de interior
Añadir a mis favoritos
Añadir al comparador
precio indicativo

Características

Zona de uso
de interior, de exterior
Instalación
de pared, de suelo
Material
de gres porcelánico
Forma y dimensiones
30x60 cm, 30x120 cm, 10x60 cm, 60x60 cm, 60x120 cm, 120x120 cm
Motivos
de color liso
Acabado
mates, lisas
Aspecto
aspecto piedra
Colores
marfil
Otras características
antideslizantes
Grosor

9 mm (0,4 in)

Descripción

No es una simple piedra, sino la historia equilibrada de su personalidad: esta es Brystone, la nueva serie de Ceramiche Keope que, con su variedad estructural y sus sutiles cambios cromáticos inspirados en la piedra caliza, garantiza la combinación perfecta de estética y naturalidad para que cada pieza sea única. Gracias a su versatilidad, Brystone es la solución ideal para espacios residenciales y de trabajo que quieran combinar un diseño minimalista con un espíritu innovador. Un código estético concreto estudiado para responder a las necesidades continuas del mercado y mantener vivo el diálogo constante con arquitectos y diseñadores, los principales interlocutores de la empresa. La nueva línea con efecto piedra presenta una textura matérica y una superficie suave, perfecta tanto para ambientes interiores como exteriores. Hay cuatro variedades cromáticas: Avana, Ivory, Grey y Gold, disponibles en los formatos 60x120, 30x120, 60x60, 30x60 y 9,7x60 en el acabado R9 y en los formatos 60x120, 60x60 y 30x60 en el acabado R10 estructurado. Una de sus características más importantes es la posibilidad de materializarse en la maxi placa 120x278 cm, disponible en dos colores, Ivory y Gold, y 120x120 cm en todos los colores.

VÍDEO

Catálogos

BRYSTONE
BRYSTONE
31 Páginas
* Los precios no incluyen impuestos, gastos de entrega ni derechos de exportación. Tampoco incluyen gastos de instalación o de puesta en marcha. Los precios se dan a título indicativo y pueden cambiar en función del país, del coste de las materias primas y de los tipos de cambio.