Manilla de puerta RINOCERÓNTICO
de broncecontemporáneade Salvador Dalí

manilla de puerta
manilla de puerta
manilla de puerta
manilla de puerta
manilla de puerta
manilla de puerta
Añadir a mis favoritos
Añadir al comparador
 

Características

Uso previsto
de puerta
Material
de bronce
Estilo
contemporánea
Diseñador
de Salvador Dalí

Descripción

Durante los años 30, en París, Salvador Dalí se rodeó de un círculo de amigos relacionados con la aplicación del arte a variadas disciplinas, por encima del estudio del puro arte pictórico. Jean-Michel Frank, mueblista y decorador de reconocido prestigio en el París de esos años, congenió mucho con Dalí y juntos desarrollaron varias ideas. La lámpara Bracelli, que aquí presentamos, es un diseño clásico en la manera de diseñar y trabajar de Jean-Michel que Dalí adoptó para su casa de Portlligat. Entre los proyectos específicos para amueblamientos de Dalí, y que suponen un dato más para su currículum como diseñador, se pueden contar los muebles de jardín para su casa de Portlligat, la arquitectura completa del Night Club (en forma de erizo) para el Hotel Presidente en Acapulco (1957) y otro proyecto para un bar de California en los años cuarenta. Las intervenciones de Dalí no se limitaban a los componentes tradicionales del mobiliario. Por el contrario, incluían griferías, manubrios, tiradores, estampados y objetos de uso impreciso. En 1933, Dalí llegó incluso a registrar la patente para el diseño de un banco, como asiento exterior, en el registro de Patentes y Marcas parisino. En los años noventa un equipo de expertos, capitaneado por Oscar Tusquets, se propuso hacer realidad los muebles que Dalí había dibujado para Jean-Michel Frank, junto a otros, la silla y la mesa baja Leda, sacados del cuadro “Femme à la tête rose” (1935). Tres piezas ensambladas en fundición de bronce pulido y barnizado. Dimensiones Simple: 13 x 19 x h.24 cm Doble (para ambos lados de la puerta): 13 x 38(+puerta)x h.24 cm Año: 1937

Catálogos

* Los precios no incluyen impuestos, gastos de entrega ni derechos de exportación. Tampoco incluyen gastos de instalación o de puesta en marcha. Los precios se dan a título indicativo y pueden cambiar en función del país, del coste de las materias primas y de los tipos de cambio.