Videoportero de aluminio DOMINA SMART TS10
blanconegrode interior

videoportero de aluminio
videoportero de aluminio
Añadir a mis favoritos
Añadir al comparador
 

Características

Acabado
de aluminio, blanco, negro
interior / exterior
de interior
Tipo de pantalla
táctil
Opciones
con manos libres, para sistema domótico, interfono accionable con Smartphone, para control de acceso

Descripción

La pantalla táctil del AVE "Viva-Voce" es el mayor intercomunicador de vídeo interno de su categoría, gracias a su pantalla interactiva de 10". Su refinado diseño con cuerpo bimaterial en aluminio y cristal -disponible con frontal negro (Cod. TS10N-V) o en versión totalmente blanca (Cod. TS10B-V)- es un valor añadido para las posibilidades de instalación, pero es sobre todo a nivel tecnológico donde destaca la estación "Viva-Voce". Es un dispositivo muy avanzado capaz de realizar, además de las funciones de videoportero, también la monitorización de cámaras IP y la supervisión de la domótica y anti-intrusión del AVE. Además, el sistema de video portero AVE cuenta con innumerables funciones, diferenciándose de lo que normalmente está presente en el mercado: como la mensajería de texto, las llamadas de intercomunicación entre apartamentos y el video contestador automático, que permite tener siempre bajo control las llamadas perdidas. Gracias a la aplicación dedicada de AVE Intercom, el usuario final puede responder a las llamadas a distancia, comprobar quién le ha buscado o saber quién ha respondido en su lugar, directamente desde su smartphone. Para satisfacer las diferentes necesidades de uso, la estación "Viva-Voce" permite elegir el tono de llamada, puede actuar como marco digital personalizable y permite la gestión del abrepuertas automático de llamada, una función particularmente útil para todas aquellas actividades comerciales que se encuentran típicamente en contextos residenciales.

---

Catálogos

No hay ningún catálogo disponible para este producto.

Ver todos los catálogos de Ave
* Los precios no incluyen impuestos, gastos de entrega ni derechos de exportación. Tampoco incluyen gastos de instalación o de puesta en marcha. Los precios se dan a título indicativo y pueden cambiar en función del país, del coste de las materias primas y de los tipos de cambio.